Unidad de cirugía refractiva

La unidad de cirugía refractiva de la Clínica Bofill trata con el láser Excímer los defectos ópticos que provocan mala visión. Los defecto más frecuentes son la miopía, la hipermetropía y el astigmatismo.

El láser Excímer está asistido informáticamente y controlado por el cirujano.

DEFECTOS ÓPTICOS

Miopía

Cuando el ojo presenta una alargada excesiva, el láser Excímer reduce la curvatura de la córnea para disminuir el poder óptico de forma que la imagen se enfoque nítidamente a la retina.

Hipermetropía

Cuando el ojo resulta demasiado corto, y el láser Excímer aumenta la curvatura de la parte central de la córnea para aumentar el poder óptico.

Astigmatismo

Cuando la córnea es más curvada en una dirección que en el otro el láser Excímer corrige selectivamente el meridiano afectado.


TÉCNICAS

Principalmente utilizamos dos técnicas:

  • PRK (Photo-refractive keratectomy)

La modificación de la curvatura de la parte anterior de la córnea se efectúa por eliminación de tejido de la superficie cornial con láser.

  • LASIK (Làser in situ keratomileusis)

En un primer proceso se levanta una fina lámina de la córnea mediante la utilización de unos instrumento de alta precisión (microqueratom). Después se aplica el láser Excímer y finalmente se vuelve la lámina de córnea previamente levantada a su posición inicial. No hace falta ninguna sutura.

La primera técnica tiene la ventaja de ser un procedimiento quirúrgico más sencillo, mientras que la segunda tiene una recuperación de la visión definitiva más rápida y menos molesta. Por otro lado, con LASIK se pueden corregir miopías más otras.

En ambos casos se utiliza una anestesia tópica (únicamente con gotas), y la intervención dura entre 3 y 4 minutos por ojo.

Como cualquier cirugía, la refractiva, a pesar de que de manera excepcional, puede tener posibles complicaciones cómo:

  • Molestias pasajeras
  • Sub o sobrecorrección
  • Deslumbramiento en algunas ocasiones
  • Percepción de halos nocturnos alrededor de las luces.

LO QUE HAY TENER EN CUENTA

La cirugía refractiva es considerada el mejor sistema de corrección de los defectos ópticos, y constituye de este modo una alternativa a la dependencia de ojeras o lentos de contacto. Aún así, no es una técnica quirúrgica aplicable a todos los casos.

Cada uno de los sistemas de corrección visual tiene sus ventajas y sus inconvenientes. El mejor método para cada caso se tiene que decidir después de una minuciosa exploración ocular y una discusión de las circunstancias particulares de cada paciente con el oftalmólogo.


INDICACIONES

No hay una indicación médica absoluta para la cirugía refractiva. Se puede considerar como indicación en las circunstancias siguientes:

  • Si se quiere disminuir la dependencia de las ojeras o las lentes de contacto.
  • Si no hay una enfermedad ocular o general que contraindique la cirugía
  • Si se tiene un defecto óptico dentro de los límites de las posibilidades de estas técnicas.
  • Si se aceptan los riesgos potenciales inherentes al procedimiento.